Cupping en el BDSM

Por RedLips, el 20/07/2021

Cupping en el BDSM

La aplicación de ventosas o cupping fue en sus orígenes una opción que los médicos chicos utilizaban para sus curas. Consiste en hacer el vacío sobre la piel con unas ventosas, generalmente de vidrio, aunque pueden ser de plástico o cerámica, que por medio de la succión atraen la sangre a la superficie. En la medicina tradicional árabe y china el oxígeno de las ventosas se extraía con el calor de una vela. 

En BDSM las ventosas se aplican con otra finalidad y se pueden hacer varias combinaciones de ventosas y calor. El objetivo es provocar sensaciones diferentes dependiendo de la zona del cuerpo en la que se aplique. La sensibilidad que se consigue tras aplicar la ventosa es tal que algunas personas son capaces de tener después un orgasmo tras rozar levemente la zona. No es una práctica peligrosa pero hay que tener precaución, porque el fuego es siempre difícil de dominar. 

Hay varias modalidades que van desde calentar la ventosa en una llama y ponerla sobre la piel, a poner alcohol sobre la piel y tras encenderlo poner la ventosa, pasando por poner la ventosa sobre la piel con el alcohol ardiendo, que se apagaría al quedarse sin oxígeno, o colocar la ventosa con algodones empapados con alcohol ardiendo sobre discos de cuero.
Es importante iniciarse solo con la ventosa y dejando lejos el fuego, hasta estar seguro de dominar lo más básico de esta técnica.                                                                                                                   

Es normal que queden señales en la piel por el efecto de la ventosa durante algunas horas, o tal vez días, sobre todo si las ventosas se han aplicado en la misma zona.

¿Dónde se aplica el cupping?

En BDSM se suelen aplicar las ventosas sobre todo en los pezones, en el clítoris, testículos, nalgas o espalda. Dependiendo del tipo de piel de cada persona y su sensibilidad, se dejarán más o menos tiempo. Lo habitual es que sean entre 5 y 15 minutos.

Se recomienda que la zona esté depilada ya que el vello corporal puede impedir que se acople perfectamente la ventosa. No es aconsejable aplicar ventosas donde haya lunares, forúnculos, si hay problemas en la piel o está inflamada. En mujeres embarazadas evitar la zona del abdomen y de la columna vertebral.

Las personas que padezcan enfermedades cardíacas o hayan tenido aneurismas deben evitar esta práctica.

Algunos amantes del BDSM algo más extremo añaden al cupping un corte en la piel sobre la que se aplica la ventosa, que hace que comience a salir sangre de la herida.

El cupping debe ser, por supuesto, consensuaco y tiene que ser seguro para los participantes en la sesión BDSM. No hay que olvidar la palabra de seguridad y ante cualquier problema, parar inmediatamente la sesión.

 


0 Comentarios