La subasta I

Por RedLips, el 25/06/2021

La subasta I

En una sala sórdida varios hombres y mujeres pujan por mí. Lo hago porque tenemos que conseguir dinero y mi novio, mientras me muestra a los que han acudido a la subasta, me susurra al oído que sea fuerte, que si todo va bien será la última vez... Sabe algo de los presentes. Uno de los que puja fuerte desde el principio es un hombre de edad madura. Me quiere para su hijo, tiene algún tipo de problema que le impide relacionarse con mujeres, y su padre no quiere que su hijo tenga sexo con una profesional, ni con una inexperta. Yo sería la solución ideal. El otro es un hombre de aspecto siniestro. Algo en él me aterra y me atrae a la vez. Mi novio me susurra de nuevo. Ojalá gane el hombre mayor. Pero el siniestro puja más alto, y yo me siento excitada, no sé porqué quiero que gane él, que pague mucho más por mí.

Me han tocado los pechos, me han acariciado el trasero, sé que soy una mercancía interesante. Mi novio me dice muy bajito, ábrete de piernas, tenemos que sacar mucho dinero, tiene que ser la última vez. Le hago caso, miro al público, apenas me hacen caso los dos que están por comprarme por una noche. Hay otro hombre que se está masturbando mientras me mira. La pareja que hay detrás se está besando y tocando sin prestar tampoco atención. Sé que hay más gente, pero no los distingo...

Y ahora van a ver como suena el placer en su boca. Es mi novio el que habla mientras yo clavo mis ojos en el siniestro a la vez que abro mis piernas. Mi chico introduce varios dedos en mi coño. Los saca absolutamente mojados y con lascivia los lame con gesto deliberadamente obsceno y lento. Sube mi precio. Se coloca detrás de mí y comienza a masturbarme, a la vez que me susurra, venga nena dalo todo, y pronto acabará... Me toco los pezones, están duros, mi piel de gallina, miro al hombre mayor, pero le dedico mi orgasmo al siniestro, que sonríe perversamente. Veo que hablan los dos hombres y ofrecen un precio disparatadamente alto. Se me acercan ambos. El siniestro me acaricia la barbilla. Mi piel se eriza como si fuera una colegiala enamorada.

Me han comprado los dos. El siniestro ha convencido al hombre mayor. Después de todo su hijo no me va a usar demasiado y él pude aprovechar el resto del tiempo. Es más, se ofrece a dar algunos consejos y guiar al joven. Luego seré suya hasta que amanezca. O de los dos, me susurra sugerente, porque seré de los dos, y una noche con un joven lleno de energía y otro menos joven con tanta experiencia es algo tan excitante, que tal vez la que debería pagar sería yo...

Recibimos el dinero en efectivo. Me fui a ducharme y cambiarme de ropa. El siniestro ya me había dicho que no era necesario que me arreglara mucho porque la ropa me iba a durar muy poco tiempo puesta. Era increíble lo que me excitaba solamente escucharlo. Su voz era profunda, cálida, maligna. Sus frases, sentencias contundentes que no daban lugar a desobedecer. Iríamos a un hotel. El hombre maduro se había ido a por su hijo. Se uniría allí a nosotros, cenaríamos en la misma habitación. Mi novio esperaría allí cerca. Recibiría noticias mías de alguna manera cada dos horas. Así lo hicimos la vez anterior.

¿Sabes? nunca he comprado a una mujer tan caliente como tú. Tu orgasmo me ha puesto a tope, te hubiera follado allí mismo. ¿No dices nada? No me importa, tampoco es necesario que hables demasiado, ni yo. Solo quiero ver varios de esos en las próximas horas, y tener yo por lo menos los mismos. Y cuidaremos también del muchacho, tendremos que enseñarle unas cuantas cosas, ¿verdad pequeña?

Asentí embriagada por su voz. No tenía experiencia en estas cosas, solo lo había hecho una vez, que se supone que iba a ser la única, y allí estaba de nuevo, esperando que esta vez fuera de verdad la última. Y sin embargo, había algo en el siniestro que me atraía por encima de lo que sería sensato.

Después de cenar entramos en faena. El chico no tenía ninguna idea. El siniestro le explicaba, mira este agujerito, aquí tienes que entrar y dar con fuerza. A ellas les encanta que les den duro, sentirá mucho placer y tú también amigo. No acertaba el muchacho, el siniestro con su mano le guiaba en un paseo por mi cuerpo. Sentí cierta ternura, pero entre su excitación, y el coaching del siniestro el chico fue capaz de penetrarme. Sin ningún placer para mí. El siniestro le riñó,vale chico, eso ha estado bien, pero puedes mejorarlo. Lo haremos a la vez y verás cómo tienes que comportarte.

Ese fue el principio de una noche de locura. El siniestro se había tomado como algo personal entrenar al muchacho en el sexo. Le enseñó a acariciar, a tocar los puntos clave, a lamer. Todo lo hacía él primero y lo explicaba en voz alta, hablándole a él, pero dirigiéndose a mí.Mira esto, es un coño delicioso, es como abrir un coco para beberse el zumo,¿ves? así, suave al principio, para ver cómo le gusta, y luego ya te puedes volver loco y a ella también. Así luego ella te hará cosas que te gustan, así funciona con las zorritas.

Mientras decía esto, el siniestro hizo un recorrido maravilloso por mi coño, ni siquiera me molesté en disimular lo que me estaba gustando notar su lengua acariciando todos mis rincones. Me corrí una primera vez, una segunda. Dio paso al muchacho que no fue tan eficiente, pero con lo excitada que estaba lo consiguió. El siniestro lo felicitó. Así chico, así. Ahora nos va a comer la polla un poco. Así será más fácil que te la folles, te la va a poner muy dura, ya verás.

Me puso a cuatro patas, y los dos me ofrecieron sus vergas, el muchacho costó menos, enseguida noté la dureza en mi boca, el siniestro se me resistió un poco más, porque controlaba perfectamente. 

No te corras, le dijo al muchacho. Tienes que aprender a aguantar. Con esta da igual, estamos usándola para que aprendas, oir eso me excitó de una manera brutal, ahora nos la vamos a follar los dos, primero yo, y luego tú. De un azote me abrió las nalgas y desde atrás me montó salvajemente. Tuve otro orgasmo. El chico intentó emularlo aunque su inexperiencia era evidente.

Tengo que avisar a mi novio le dije. Claro le mandamos un video. Me había estado grabando, así que mi novio recibió como prueba de que todo iba bien, la comida de polla a los dos tipos...

(Continuará)


0 Comentarios