Asfixia erótica BDSM

Por TuLady, el 20/06/2021

Asfixia erótica BDSM

La asfixia erótica o hipoxifilia, es una práctica considerada una parafilia, práctica sexual en la que el placer no se obtiene con el coito, sino a través de otro tipo de práctica relacionada con el acto sexual. La asfixia erótica consiste en obtener placer al verse privado de aire por un tiempo. La anoxia, falta de oxígeno, persigue obtener un mayor placer sexual durante el coito o masturbación. 

En la asfixia erótica, se impide la respiración de la persona por el compañero sexual o por sí mismo, autoasfixia. Hay varias maneras de hacerlo, que van desde tapar la boca y la nariz a cubrir la cabeza con una bolsa o la estrangulación.

Se trata de una práctica sexual muy peligrosa, que debe realizarse por personas expertas y desde luego de forma totalmente consensuada. Cualquier circunstancia por la que el organismo permanezca sin aire tiene consecuencias graves. El cerebro sufre daños irreversibles si no recibe oxígeno durante 4 minutos, también los pulmones y el corazón.

La falta de oxígeno pasa por tres fases. La cerebral en la que se produce hormigueo, visión de luces centelleantes y zumbidos. En la fase convulsiva, se producen espasmos musculares, también en la zona genitourinaria, y aquí es donde los hombres pueden eyacular. En la última fase, la asfixia, se pierde la consciencia, se paran las convulsiones, se relajan los músculos y se entra en coma. Es un punto irreversible.

Origen de la asfixia erótica

El origen de esta práctica hard se sitúa hace ya varios siglos. Se habla de su práctica entre los esquimales, y también de casos conocidos de autoasfixia erótica en el siglo XVII. Por lo visto se observó un hecho curioso, que era que los reos a los que se ahorcaba tenían una erección durante la ejecución e incluso algunos eyaculaban una vez muertos, en principio esto último depende más de la relajación muscular que de la asfixia en sí. De ahí se llegó a la conclusión de que de la misma manera, sin llegar a la muerte se podría tratar la disfunción eréctil.  

Suponemos que alguien transgresor y curioso empezó a utilizar la asfixia sexual para obtener o dar placer y a partir de ahí, otros se unieron y la dieron a conocer en el mundo de las prácticas no convencionales que es el BDSM.

¿Por qué aumenta el placer la falta de oxígeno?

Es un ritual extremo que ya resulta excitante por sí mismo, en el que el miedo aumenta el deseo y la intensidad sexual. Además, la falta de oxígeno produce una reacción el cerebro similar a la que produce la droga, hormigueo, visiones, lo que potencia el placer.

La asfixia, realizada de forma responsable, puede ser muy placentera. El posible que alguna vez la hayas practicado sin ser consciente. Siempre que sea posible es bueno aprender de un mentor experimentado y empezar desde un nivel mínimo e ir avanzando hasta el más extremo.

Hay varias prácticas en las que se priva de oxígeno al cerebro: 

Autoasfixia. Cuando la asfixia se la aplica uno mismo.

Estrangulamiento. La asfixia se produce con las manos, brazos, con pañuelos, cintas, collares o cualquier objeto que pueda oprimir el cuello. 

Sofocación. Se impide la llegada de oxígeno con bolsas de plástico, o con algún otro objeto. Se puede utilizar también algún tipo de máscara de gas para impedir el paso del aire.

Además se puede hacer sofocación con los pechos o facesitting, cuando el Amo se sienta en la cara del sumiso. Otra modalidad es apretar con los pies el cuello o el pecho.

Ahogamiento. Se tapa o se sumerge la nariz, la boca o ambos en líquido, normalmente agua.

¿En qué consiste el estrangulamiento?

El estrangulamiento es una modalidad que es algo menos arriesgada, pero también tiene que hacerse con mucha prudencia. Esta técnica no interrumpe la llegada de aire a los pulmones y al resto de órganos, por lo que es menos peligrosa. Consiste en presionar las carótidas, situadas en el cuello. De esta manera se interrumpe la circulación sanguínea, y el cerebro se ve privado momentáneamente de oxígeno y se produce una sensación como de mareo.

Antes de intentarlo hay que localizar los puntos en los que se va a ejercer la presión. Una vez localizados se debe alternar la presión suave y la relajación en tandas de 5 segundos. No hay que aplicar demasiada fuerza, controlando la que se haga con la mano, porque si se apoya en la tráquea puede ocasionar problemas.

No se debe mover a la persona aprovechando que la mano está en el cuello. Hay que estar atento a cualquier señal que indique que algo no va bien.

Precauciones con la asfixia erótica

  • Es una práctica BDSM, así es que el alcohol y la droga deben quedar fuera de la sesión.
  • No es aconsejable realizar esta práctica a solas, a pesar de que hay una modalidad, la autoasfixia, que se hace uno a sí mismo. Si ocurre algo no hay posibilidad de recibir ayuda. 
  • Se recomienda iniciarse en esta práctica con alguien más experimentado, un mentor que oriente sobre la técnica y sus dificultades.
  • La asfixia erótica se tiene que acotar a un tiempo breve. Es mejor ver antes que capacidad de aguante que tiene la persona que se va o a la que se le va a practicar, y dejarlo en una tercera parte. Es mejor no arriesgarse ni llegar al límite y si hay alguna duda o problema ni intentarlo. Hay que tener en cuenta que no es lo mismo un ensayo que una sesión BDSM. 
  • Si se utilizan bolsas de plástico, no hay que cerrarlas y hay que asegurarse de que el sumiso respira bien, ya que en el impulso de tomar aire, la bolsa se puede meter en la boca y taponarla. Lo mejor es parar cada poco y hacer breves descansos. Cualquier otra técnica que "precinte" la cara, debe ser fácil de romper si surje algún problema.
  • En esta práctica es imposible utilizar la palabra de seguridad y también puede haber problemas para hacer el gesto. Por eso es bueno que haya algún contacto con el dominante para que note cualquier cambio, por ejemplo, que el sumiso se desvanezca. 
  • Si a pesar de todo cuidado el sumiso se desmaya, hay que parar inmediatamente y si no reacciona llamar rápidamente a urgencias. 

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                  


0 Comentarios